miércoles, 3 de junio de 2009

De nuevo me pongo a escribir… (mi tesis)

No os explico el título de la entrada porque es un humor muy mío y creo que es mejor no denigrarme en la world-wide-web. La noticia que traigo al blog es que retomo mi tesis doctoral después de ocho años de lenta maduración en las bodegas del olvido.
No sé si administrativamente me veré con alguna dificultad por este largo periodo de reflexión; no estoy seguro tampoco de que mi director de tesis se acuerde de mí, pero por lo pronto he empezado a actualizar la bibliografía y desempolvar los materiales que guardo.
Inma, que no tiene bastante con su trabajo, es la culpable de esta reacción (denominarlo resurrección sería precipitado). Se encontró con mi director de tesis y dice que hablaron de que era una pena que la hubiera aparcado y de que si estaba todavía a tiempo y de que si patatín y patatán. Malditos.
Si pasáis por Villa Molina desde hace tiempo, habréis comprobado que cada vez hay menos espacio para mis reflexiones. Es que cada vez reflexiono menos. El trabajo no me deja. Una tesis por terminar es sencillamente lo que me faltaba. Sobre todo para el mes de junio… Villa Molina va a ser pronto un desierto.
¡Venga líos!

5 comentarios:

Embajador en el Infierno dijo...

Y....¿De qué va la tesis?. Más o menos...

alfonso dijo...

Gramática del español. Un tipo de verbos transitivos y sus propiedades gramaticales.
Hice Filología Hispánica y (para mi propia sorpresa) me entusiasmé con la lingüística los dos últimos años de carrera. Prefería hacer la tesis en algo técnico que en algo artístico (cuyos límites me resultan borrosos y me generaban más inseguridades).
Otro día me explayo.

Embajador en el Infierno dijo...

A mi es que la gramática siempre me pareció "matematizar" el lenguaje. Por eso nunca entendía nada, ni me gustaba un pelo.

alfonso dijo...

No se puede hablar de "matematizar", como si se tratara de una aportación que le añade el gramático al lenguaje. Es que el lenguaje tiene cierto carácter sistemático. El estudio del lenguaje se parece, sí, algo a las matemáticas. Pero no todo es rigor lógico.

Embajador en el Infierno dijo...

¡Ojo! la gramática es esencial, que duda cabe. Solo digo que para mi siempre fue poco menos que un imposible.