jueves, 31 de julio de 2008

The Ron Clark story (2006), de Randa Haines


Es una película nacida para televisión. La he visto en inglés y no sé si será fácil encontrarla por estos lares. Pero vale la pena.

Es una historia parecida a Freedom writers (Diarios de la calle) sólo que aquí el protagonista es un profesor de Primaria. (Sobre Freedom writers escribí cuatro entradas: el comentario sobre la peli -aquí- lleva los enlaces a las otras).

Ron Clark es un buen profesor de North Carolina pero, en busca de retos, se propone dar clase a alumnos más necesitados. Busca insistentemente y acaba consiguiendo trabajo en una Elementary School de Harlem, NY; en una clase de Sexto (12 años) donde los alumnos hacen apuestas sobre cuántos días aguantará el profesor nuevo.

Los alumnos le humillan, le faltan al respeto, rompen cosas, ensucian la clase y desprecian cualquier propuesta. El profesor lo intenta una y otra vez y está a punto de tirar la toalla, pero resiste. Y, como si se tratara de un pulso, Clark va logrando pequeñas victorias, ganándose gradualmente el afecto y el respeto, e invirtiendo la situación hasta que los alumnos dan su brazo a torcer. Se desarrolla entonces un "círculo virtuoso" de efectos increíbles.

Me he acordado mucho del libro de Sánchez Tortosa (El profesor en la trinchera) que he leído hace poco y que describe con claridad esa rebeldía del estudiante que se resiste a la educación y defiende su estado "salvaje". En la película sucede eso: los niños maltratan a su profesor pero sus miradas gritan socorro. Están pidiendo ser enseñados, hacerse útiles.

Me ha vuelto a impresionar cómo la entrega extraordinaria de un profesor logra resultados extraordinarios. Es algo que también se muestra en Freedom writers. La educación aparece en esos ejemplos como una labor misionera, de redención, para la que el profesor tiene que sacrificar su dinero y su tiempo libre y arriesgar su salud física y psíquica. Me desasosiega un poco constatarlo, porque una entrega extraordinaria no es un camino razonable para una profesión estable.

De lo mejorcito que he visto en cine sobre profesores. 5/5.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

espectacular la peli
aqui nos demuestra que un profe bueno es el que no se rinde y que no toma el curso mas facil sino el mas dificil

Carlos G.P. dijo...

Cordiales saludos: Mi nombre es Carlos González. He sido profesor de matemáticas y física en la enseñanza secundaria durante 24 cursos. Finalmente, al verme limitado en mi deseo de practicar una enseñanza basada en los nuevos paradigmas, decidí dejar el camino de la enseñanza oficial e iniciar uno nuevo, alternativo al sistema imperante.
Durante años, he podido comprobar como mis alumnos adolescentes enterraban sus sueños hasta hacerlos invisibles. Su entorno les enseñaba que la “seguridad” era lo primero: estábamos creando víctimas. La rabia que sentía ante tal panorama la he trasmutado en creatividad, escribiendo un libro que narra cómo empoderar a los adolescentes:
“Un maestro decide crear un ambiente mágico en su clase para empoderar a sus alumnos. Les ayuda a descubrir los enormes potenciales que habitan en su interior. Les revela un mundo más allá de la mente programada y de las creencias. Para llevar a cabo su proyecto el profesor emplea curiosos trucos...
       Poco a poco, cada alumno se convierte en su propio maestro, en una fuente de conocimiento para él y sus compañeros. La vida se torna mágica: pueden vivirla desde su corazón “
       El título del libro es: “Veintitrés maestros, de corazón-un salto cuántico en la enseñanza-” Se plantea un modelo de educación que se basa en descubrir la fuerza interior.
       Hoy puede ser ciencia ficción...tal vez una semilla, pero si la nutrimos puede generar una forma totalmente nueva de enseñar, en la que el ser humano deja de sentirse víctima, para sentirse el creador de su propia vida.
Creo que su trabajo va en la misma línea que el mío. Por eso, me atrevo a enviale mi libro en versión digital*. He decidido regalarlo persona a persona o institución a institución. Necesita volar...hacia lugares en los que pueda ser bien acogido. Si lo lee le agradecería cualquier comentario. Todos los amantes de la lectura sabemos que bastan cinco minutos con un libro para saber si es de nuestro interés, sólo le pido ese tiempo. Siéntase libre de enviarlo a las personas o asociaciones a las que este libro pueda ayudar. Gracias por su presencia. Le deseo felices creaciones…
                                                                                                    Carlos González
P.D Mi blog es: www.ladanzadelavida12.blogspot.com
* El libro se puede descargar desde mi blog